domingo, 13 de febrero de 2011

La curación por el color

La cromoterapia utiliza los colores para tratar enfermedades físicas y trastornos emocionales, ya que tienen la capacidad de calmar, inspirar, excitar, equilibrar o alterar nuestras percepciones. Cada color emite unas vibraciones características que nos llegan de distinta manera y producen efectos diferentes.

Propiedades


Rojo: poderoso estimulante, revitalizante. Circulación, corazón, sexualidad. 
Naranja: estimulante, caliente, fortalece pulmones, páncreas, y bazo, vivifica emociones, crea bienestar, alivia espasmos.
Amarillo: antidepresivo, activa nervios motores, genera energía muscular, estimula el flujo de la bilis, favorece la piel. Estimula la creatividad.
Verde: armonía, equilibrio, depura, tonifica corazón y sangre, reduce la presión sanguínea, estimula la pituitaria, favorece la construcción de músculos y tejidos.
Azul: frío, astringente, antiséptico, hace bajar la fiebre, desinflama, es antídoto del rojo.
Violeta: refrescante, astringente, eléctrico, actúa sobre paratiroides, la tiroides, reduce las hemorragias, afecta los niveles emocional y espiritual.
Violeta oscuro: sutil, inhibe nervios motores y sistemas cardiaco y linfático, purifica la sangre, detiene el crecimiento de tumores, equilibra la cantidad de potasio y sodio.


Cómo aplicarla en el día a día

- Color de una pared o habitación, mobiliario, bombillas, lámparas, decoración, aparatos de cromoterapia, ropa, alimentos, plantas, naturaleza (luz del amaneder o del atardecer, mar, bosque,...), agua solarizada, pintura y trabajos artísticos, mandalas, etc.