domingo, 17 de febrero de 2013

"Dime cómo ves y te diré cómo eres"

Robert Sanet, doctor en optometría, pionero de la optometría comportamental: 
"Tengo 66 años: soy joven, porque adoro mi trabajo. Soy de Long Island, Nueva York. Fui un niño fracasado por un problema no de vista sino de visión. Todos podemos mejorar nuestra neurovisión y con ella nuestro cerebro con pequeños ejercicios: le sorprenderá el resultado."
DIME CÓMO VES Y TE DIRÉ CÓMO ERES  

Ver, leer, entenderlo.Agradezco al doctor Sanet que comparta conmigo la maravillosa sensación de sentirnos útiles. Antes me he acordado -y me arrepiento- de que en el cole me burlaba de niños que no sabían leer: sus ojos leían, pero sus mentes no entendían nada. Y se hundían. Sanet era uno de ellos y hoy se ha consagrado, feliz, a evitar que otras vidas se malgasten por un defecto neurovisual que se soluciona con unas horas de ejercicio. Además entrena visualmente a deportistas de élite. Y eso le da más dinero, pero no tanta satisfacción. Ojalá esta sencilla entrevista sirva para abrir los ojos -y los cerebros- a muchos otros genios del porvenir que hoy tienen problemas de lectura.
 
Por Lluís Amiguet. Publicado el 12 de febrero de 2013 en La Vanguardia


Míreme a los ojos.
¿Así?
Bien. Ahora siga mirándome sólo a mí: ¿cuántas botellas hay sobre la barra del bar de al fondo a mi derecha?
A ver...
¡No desvíe la mirada! Tiene que poder contarlas sólo con su visión periférica sin dejar de focalizar en mí. Si quiere jugar en el Barça, o tiene una gran visión periférica o acabará siempre en el banquillo.
Pues no sé cuántas botellas hay.
Hay 24. Sus ojos están viendo las botellas, porque usted es hipermétrope y astigmático, pero también tienen una buena visión. La calibro cuando me mira.
Llevo gafas, pero me apaño.
Pero nunca ha ejercitado su visión periférica y, por eso, cuando focaliza en mí, aunque sus ojos también registran la información de la barra, colapsa la periferia y su cerebro no es capaz de procesarla: hay 24 botellas.
Ya mejoraremos.
Si hiciera ejercicios para reentrenar su cerebro, no sólo mejoraría su fútbol, baloncesto, golf o tenis... Cambiaría todo en su vida, porque cambiaría su cerebro.
¿Cómo lo sabe?
¿Recuerda a James Dean?
Menos que las chicas.
Tenía un defecto de visión que le confería una mirada inolvidable, pero también una personalidad terriblemente insegura que le hacía desgraciado, aunque así despertara el instinto maternal de señoras y señoritas.
¿Somos como miramos?
El 70 por ciento de la actividad neuronal se consagra a interpretar la información visual, por eso acaba determinando nuestra visión de nosotros mismos y del mundo y, a la larga, toda nuestra personalidad.
¿Aunque no sufras defectos visuales?
El cerebro es plástico: acaba siendo lo que hace y deja de ser lo que no hace. Los miopes suelen ser introvertidos, volcados en su mundo interior; los hipermétropes acostumbran a ser extrovertidos. Y luego hay genios como Messi, Nadal o Gasol con una extraordinaria anticipación neurovisual.
¿Lo observa en sus pacientes?
Lo he sufrido: yo era un chico acomplejado que suspendía todo y al que no daban trabajo, y me costaba hasta conducir. Todos pensaban en el cole que era cortito, y al final hasta yo mismo acabé convenciéndome.
¿Cómo llegó a doctor optómetra?
Hasta los 24 años mi mala visión me hacía rendir muy por debajo de mis capacidades. Acudí a un optómetra, el doctor Schrock, que con una terapia de ejercicios visuales, en ocho meses -dos días a la semana en consulta y cuarenta minutos al día en casa- cambió mi vida. Y decidí hacerme optómetra.
¿Tenía usted mal la vista?
El hardware, "la vista", la tenía y la tengo estupenda, pero me fallaba "la visión", el software: mi cerebro no era capaz de interpretar la información visual que le llegaba. Aunque mis ojos leían, yo no me enteraba de lo que leía. Ni podía recordarlo.
¿Y sabía cuál era su problema?
Tardé 20 años en descubrirlo. Como yo, hay millones de niños, jóvenes y adultos que no están rindiendo lo que podrían porque, aunque gocen de una vista estupenda, tienen defectos de visión remediables con terapia para reeducar su cerebro y leer y escribir y entender y memorizar lo que leen.
¿Se puede mejorar la visión de adulto?
Antes se pensaba que el cerebro sólo era reeducable hasta los siete años, pero hoy sabemos -lo compruebo a diario- que es moldeable desde la cuna hasta la tumba. Es como aprender idiomas: más fácil a los siete años, pero a los 70 también puedes y con la ventaja de ser maduro para tener método y persistir.
Buenas noticias.
Encontrará ejercicios en internet, y hay optómetras -en Catalunya tiene la Acotv, y en España también los hay excelentes- que le ayudarán a realizarlos. Pero por mejorar su visión periférica no jugará como Messi.
¿Qué lograré?
Con ejercicios de anticipación visual, seguimiento, coordinación mano-ojo o de equilibrio visual, entre otros, logrará pleno rendimiento en sus capacidades deportivas.
¿Usted lo consigue?
Entreno ahora a varios atletas de élite para que, además, realicen su potencial visual, y ya fui el optómetra del equipo de voleibol que ganó el oro en Barcelona. Por eso, le digo que Messi es un genio: le he visto jugar, y su anticipación visual es diabólica.
¿Y si quiero aprender lectura rápida?
También podrá, pero, sobre todo, la optometría comportamental obtiene grandes resultados al corregir problemas de lectura, equilibrio, conexión ojo-mano, escritura, memoria visual o anticipación.
Se está entusiasmando.
Es que logramos el milagro de devolver la confianza a niños que se creen los burros de la clase y sólo tienen un problemilla neurovisual. Por eso me siento tan útil.
¿Y la cirugía correctora para miopía, hipermetropía, astigmatismo...?
Es maravillosa en el 97 por ciento de los casos, pero el otro 3 por ciento puede acabar sufriendo graves problemas.

martes, 20 de noviembre de 2012

Las plantas de Maria Treben: Jugo fresco de Celidonia

LA CELIDONIA
"(...)Las cataratas y las máculas de la córnea desaparecen poco a poco. El jugo ayuda incluso en el caso de desprendimiento o hemorragia de la retina. Para eso se arranca una hoja de la Celidonia y después de lavarla se estruje con los dedos mojados la parte tierna del rabillo. Con el líquido obtenido de esta forma, se unta el ojo cerrado en dirección de los ángulos. Aunque el jugo no entra directamente en el ojo se le transmiten sus virtudes curativas. Del mismo modo se procede contra las cataratas y otros trastornos visuales así como preventivamente en los ojos sanos cuando se tiene simplemente la vista cansada. A mí misma me sienta muy bien cuando a veces estoy leyendo y contestando cartas hasta muy entrada la noche. Entonces cojo de mi huerto una hoja de Celidonia y me froto suavemente, como se ha indicado anteriormente, el zumo hacia los rabillos de los ojos. Cada vez siento un alivio como si me quitaran un velo de los ojos. En la homeopatía preparan de la Celidonia una tintura, de la cual se toman 2 o 3 veces al día de 10 a 15 gotas con un poco de agua.

Hace unos años me contaron el caso de una campesina que tenía en el párpado inferior del ojo derecho una úlcera roja del tamaño de un guisante. El oculista al que fue la mujer para que le recetara nuevas gafas vio el bulto, el cual no le gustaba nada. Ella ya lo tenía desde hacía 7 años y no le molestaba. El médico extrajo una prueba y la mandó al laboratorio de análisis. Se trataba de cáncer de piel. Como podrás figurarse, fue un choque terrible para la joven campesina. Pronto supe quién era -por casualidad una amistad de nuestra familia- y así pude llamarle la atención sobre la Celidonia. Era febrero y por suerte hacía buen tiempo. La Celidonia, que es una planta perenne, se mantiene fresca y verde en invierno. Le aconsejé a la mujer que trasplantara una planta con sus racíces en una maceta para tenerla siempre a mano y le dije que no tuviera miedo por el ojo, ya que ese jugo no lo perjudicaba. También le recomendé que fuera una vez al mes a la radioterapia, como se lo había ordenado su médico, aunque yo sé que los rayos-X no destruyen las úlceras cancerosas pero sí partes sanas de la piel e incluso a veces los huesos. Poco antes de Navidad recibí la buena noticia de que la úlcera había desaparecido. La mujer vino a verme y me abrazó llena de alegría. El oculista que había consultado preguntó sorprendido lo que había hecho. Ella exclamó: "Cada mes radioterapia en Linz", a lo que contestó el médico: "Si han sido los rayos-X es un milagro". También me dijo la mujer que si yo no le hubiera dado ánimo, fe y confianza, jamás hubiera soportado todo lo que veía en el laboratorio de radioterapia, todas esas caras de los otros pacientes comidas hasta los huesos."

Extracto del libro Salud de la botica del Señor, de María Treben.

Gràcies, Carme!


domingo, 4 de noviembre de 2012

Crema otoñal de boniato y calabaza

Las frutas y las verduras deben consumirse de temporada para sacar el máximo provecho de sus propiedades, y en otoño tenemos la calabaza y el boniato, ricos en betacarotenos, y con propiedades para la vista como tiene también la zanahoria.

Puesto que estamos en una estación de cambio, y por lo tanto nos interesa depurar el organismo para reforzar las defensas, os recomiendo que habitualmente cocinéis una crema de calabaza y boniato.

RECETA
Los laváis, peláis (recomiendo usar un pelador), troceáis y ponéis a hervir en la cazuela u olla a presión junto con:
- agua
- sal de hierbas
- un poco de alga wakame ecológica (que dará cremosidad, es remineralizante y ayuda a perder peso)
- un poco de cúrcuma (antioxidante, antiinflamatoria) - una cucharada sopera de copos de avena (también dan cremosidad, además de relajar el sistema digestivo y regular el tránsito intestinal).

Después lo trituráis, añadís un poco de aceite de oliva virgen extra y ya está lista.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Otoño al sol: un ejercicio sencillo

Los días soleados y otoñales son fantásticos para realizar ejercicios oculares al aire libre. Muchas veces hemos compartido ejercicios, pero a veces leerlos resulta aburrido y da pereza (gran enemiga). Así que vamos a proponer uno que reúne a varios a la vez (respiración+energía solar+palmeo)

1- Buscar un lugar, a poder ser, en plena naturaleza. Si no, un parque o un entorno un poco "verde". Y si no, pues un balcón, una terraza o un banco en el que dé el sol.

2- Realizarlo preferiblemente temprano o a última hora, para notar bien el contraste entre la temperatura ambiente y el sol.

3- Sentarnos cómodamente, cerrar los ojos, poner las palmas de las manos hacia el sol y respirar. Sencillamente, respirar profundamente, sin forzarla, y sentir el calor del sol en los párpados y en las manos.

4- Concentrarnos en relajar los ojos, los párpados, el globo ocular, la musculatura que rodea el ojo, la cara,...

5- Cuando lo deseemos, apoyar los codos en las piernas y reposar los ojos cerrados en las palmas de las manos huecas, sin presional (técnica del palmeo). Sentiremos el peso de la estructura ósea que rodea el ojo sobre las palmas.

6- Respirar profundamente y abrir los ojos poco a poco.

Posiblemente notaréis que veis con más claridad y tenéis un mayor campo de visión, además de haber relajado la cara.

¡Es tan sencillo, y la sensación es tan agradable...!

domingo, 7 de octubre de 2012

La luteína para la degeneración macular

El reconocido terapeuta Andreas Moritz, creador de la famosa limpieza del hígado y la vesícula, escribió un interesante libro titulado Los secretos eternos de la salud.

Como siempre, Moritz plantea los temas desde un punto de vista holístico y hace especial hincapié en la alimentación.

En el libro, Moritz explica que "casi todas las personas con degeneración macular relacionada con la edad, que es la causa principal de la ceguera, sufren de deficiencia de la luteína", y da también la solución: "Un estudio reciente demostró que el consumo de 6 mg de luteína en los alimentos por día reduce el riesgo de sufrir este trastorno en un sorprendente 43%".

La luteína es un pigmento amarillo de la familia de los carotenoides. Moritz recomienda el maíz como excelente fuente de luteína, pero a mi me genera reticencias porque la mayoría del maíz es transgénico. Entonces, podemos optar por maíz ecológico, o bien por otros alimentos como la yema de huevo, la mostaza, la manzana, el pimiento, la pera, el aguacate, las algas, el brócoli, el puerro, etc.

La mejor manera de conseguir la dosis necesaria sin tener que recurrir a suplementos sería incluir un plato de verduras en la comida (mejor crudo) y otro en la cena (mejor cocinado).


jueves, 27 de septiembre de 2012

Cefalea ocular por tormento mental

Hay mucha gente que sufre dolores de cabeza y que no sabe que, si se averigua la causa, en general se pueden tratar y curar. Una de las pistas fundamentales es la ubicación del dolor. En este caso hablaremos del que se situan en la frente y en los ojos.

Cuando suframos este tipo de cefalea frontal y ocular tenemos que valorar si nos puede ser útil una flor de Bach: White chestnut (castaño blanco). Esta flor, según Edward Bach, está recomendada:

“Para quienes no pueden evitar pensamientos, ideas, argumentos que no desean que entren en sus mentes. Suele darse esta circunstancia en épocas en las que el interés del momento no es lo bastante intenso como para colmar la mente. Los pensamientos preocupantes se quedan ahí, o si se desechan por un momento, vuelven enseguida. Parecen dar vueltas y causar un tormento mental. La presencia de tales ideas acaba con la calma e interfiere con la capacidad de concentrarse solamente en el trabajo o en el placer del momento." 

Además de las cefaleas podemos estar sufriendo cansancio, insomnio, falta de concentración, depresión, etc., por lo que una vez más no será tanto de una enfermedad ocular como de un síntoma más para que podamos resolver una cuestión emocional

viernes, 7 de septiembre de 2012

Los sorprendentes precursores de la cirugía ocular

Resulta casi increíble descubrir que varios siglos antes de Cristo ya se realizaba cirugía ocular. El texto sánscrito Sushruta Samhita nos muestra la Medicina Ayurveda más inicial como una auténtica precursora de la cirugía que muchos siglos más tarde recuperarían los árabes. El relato es sorprendente: 

“Por la mañana, en un sitio claro, en que la temperatura sea moderada, que el médico se siente en un banco a la altura de sus rodillas frente al paciente. Este último, habiéndose lavado y comido, se sienta en el suelo, atado.

Después que el médico ha calentado el ojo del paciente con el aliento de su boca, lo frota con el pulgar y detecta las impurezas que se han formado en la pupila. Ordena al paciente mirar hacia abajo, hacia la nariz. Entonces, mientras se le sostiene la cabeza firmemente al enfermo, el médico toma la lanceta entre los dedos índice, medio y pulgar y la introduce en el ojo, en dirección a la pupila, hacia un lado, a medio dedo del negro del ojo y a un cuarto de dedo del ángulo exterior. La mueve hacia delante, hacia atrás y hacia arriba. Que opere el ojo izquierdo con la mano derecha y el derecho con la izquierda.

Si lo ha hecho bien, se escucha un sonido y sale una gota de agua sin producir dolor.Animando al paciente con sus palabras, le deja humedecer el ojo con leche de mujer y luego raspa la pupila con la punta de la lanceta sin producirle daño. Entonces, gradualmente, mueve la “mucosidad” hacia la nariz donde el paciente tiene que deshacerse de ella atrayéndola al interior de la nariz.

Tanto si el paciente es sostenido firmemente como si se le permite moverse, dejad que el ojo se le caliente desde fuera. Si el paciente puede ver los objetos, el médico debe sacar la lanceta lentamente, debe colocar algodón mojado en grasa sobre la herida y dejar que el paciente repose con los ojos vendados”.


Fuente

domingo, 2 de septiembre de 2012

Los ojos saltones y el hipertiroidismo

El tratamiento holístico de los problemas de los ojos y de la visión nos lleva a contemplar los desequilibrios con distancia. Es decir, a no quedarnos únicamente en los ojos, sino a buscar la relación con otras partes del organismo. A veces, los ojos sólo nos dan señales de que algo falla en otro sitio.

Un ejemplo lo tenemos en los ojos saltones (protusión o salida del globo ocular hacia fuera), que aunque puede llegar a causar un dolor intenso y pérdida de visión, también puede estar mostrándonos un caso de hipertiroidismo.

En estos casos pueden haber también otros síntomas oculares: sensación de arenilla en el ojo, lagrimeo, fotosensibilidad, enrojecimiento, hinchazón de los párpados, visión doble, etc.*


Desde el momento que nos damos cuenta que la causa no está en los ojos podemos concluir que la solución tampoco estará en ellos (aunque sí que podemos recurrir a remedios naturales para aliviar estos síntomas).

*Fuente

lunes, 13 de agosto de 2012

¿Bombillas peligrosas?


En el post anterior compartí una información de la optometrista Marta Mombiela. Cuando la conocí también me habló de la importancia de utilizar las bombillas adecuadas, y me recomendó las de amplio espectro y bajo consumo*. No son fáciles de encontrar, y son más caras, pero son una inversión en salud, ya que crean una luz mucho más saludable que las convencionales. Al fin y al cabo, ¿cuántas horas al día pasamos bajo esa luz?

Por otro lado, ahora que ya estamos acostumbrados a la buena publicidad de las bombillas de bajo consumo, nos llegan informaciones que dicen que éstas podrían ser dañinas para la salud.

En este artículo de la revista Discovery Salud se critica que contienen mercurio (riesgo de toxicidad en caso de rotura), generan campos electrómagnéticos y emisiones ultravioletas, y producen un parparedo imperceptible para nuestra vista que puede causar migrañas y otras reacciones neurológicas. Parece ser que las antiguas bombillas incandescentes creaban una luz contínua mucho más natural. Ellos proponen bombillas LED.

Ante las dudas, intentaremos utilizar lo máximo posible la luz del sol. Nada mejor que seguir el horario solar.


* Marta recomienda las de 26W, o bien las de 20W si son para trabajar con ordenador.

sábado, 28 de julio de 2012

El niño gandul que en realidad era miope pero en realidad tenía miedo...

Según Marta Mombiela Bordes, optometrista conductual y kinesióloga, éstas son algunas pistas para averiguar si un niño necesita refuerzo de su sistema visual:
  • Salta líneas o palabras, relee palabras o líneas
  • Lee lentamente, utiliza el dedo para leer
  • Invierte palabras, letras o números
  • Tiene poca capacidad para recordar lo que lee
  • Tiene mala comprensión lectora
  • Mueve la cabeza cuando lee
  • Confunde palabras similares, hace faltas de ortografía
  • Cierra un ojo cuando lee
  • Se cansa después de una concentración visual mantenida
  • Evita tareas en visión cercana
  • Ve borroso cuando lee o cuando escribe
  • Se acerca al papel para escribir
  • Inclina el papel cuando escribe
  • Tiene una escritura ascendente o descendente, mal espaciada, trabajos sucios...
  • Tiene dolores de cabeza localizados en la frente o la sien, parpadea excesivamente
  • Se queja que ve doble
  • Se equivoca a la hora de copiar de la pizarra en la hoja, del libro en la libreta...
Como explica Mombiela, a veces los niños son etiquetados fácilmente como gandules (entre otras muchas etiquetas que se les ponen bastante a la ligera), pero lo más adecuado sería siempre buscar la causa. Un niño que presenta problemas en la escuela puede tener problemas de mala alimentación, estreñimiento, estrés, etc. o como comentamos en este caso, problemas visuales.

En este sentido será fundamental detectarlo lo antes posible para evitar que se le sustituya la etiqueta de gandul por la de miope. Porque a estas alturas del blog ya sabemos que podemos evitar ponerles gafas para toda la vida. Pero para ello, claro, tendremos que realizar un buen tratamiento visual.